Las cucarachas del garaje

El modelo de comunicación de la Programación Neurlingüística (PNL) analiza, entre otras cosas, el porqué dos personas que reciben los mismos estímulos no tienen la misma resupuesta. El motivo es porque cada uno de nosotros omitimos, distorsionamos y generalizamos la información que proviene del mundo de distitas maneras. Estos filtros con los que tamizamos la realidad se ven además alterados por nuestros valores, creencias y expectativas. Una vez realizado todo este mecanismo de filtrado nuestra mente realiza una representación interna de la realidad, y es dicha representación interna la que ejerce de base de nuestra conducta, de nuestra manera de comportarnos, de aquello que  se confunde muchas veces con nuestra forma de ser.

¿Alguna vez has escuchado la frase “las cosas son como son”? ¿o esa otra “yo soy así y no puedo cambiar”?, pues bien, ambas quedan en entredicho con la PNL. Primero porque deja claro que las cosas no son como son, sino que son como cada uno las representa después del mecanismo de filtrado; y después porque existen sencillas herramientas que nos permiten trabajar con esas omisiones, distorsiones y generalizaciones para conseguir cambiar el modo en que representamos la realidad, y asi modificar nuestra conducta, y todo ello sin dejar de ser quien somos, sino todo lo contrario, acercándonos más a nuestra esencia y permitiéndonos eliminar las creencias, valores y expectativas que nos han ido introduciendo desde nuestra niñez, esas historias que nos han hecho creer que son nuestras… ¿son tuyas?, ¿son de tus profesores?, ¿de tus padres?, ¿de la canción que tanto escuchabas?, ¿del cómic que leíste?, ¿de aquella vecina insoportable…?

Alguna vez te has preguntado de donde vienen tus creencias… ¿qué crees que es bueno? ¿por qué te sientes culpable? ¿en qué consiste tener éxito? ¿qué es para tí la felicidad? ¿debes disfrutar o sacrificarte? ¿hormiga o cigarra…?

Y siguiendo con los insectos voy a poner un ejemplo: durante unos 30 años he sufrido lo que se conoce como fobia a las cucarachas… sí, ya sé, es algo común eso de no sentir mucho cariño por semejantes bichos, pero lo mío era tremendo… sudor frío, palpitaciones, temblores… he llegado a dormir en el coche por no atravesar el garaje en el que había una o dos cucarachas en el suelo… heavy ¿verdad?

Pues bien, mis creencias eran las siguietes: “Laura, eres una cobarde, tienes miedo, no puedes controlarlo, no eres capaz de enfrentarte a un par de bichos de 2 cms, necesitas alguien a tu lado que sea valiente y las quite de tu caminos, si no eres capaz de enfrentarte a esto ¿cómo vas a enfrentarte a la vida?”… Y así, con “lindezas” de ese tipo, las noches de verano esperaba encontrar cucarachas en el garaje, lo que acabó provocando que evitara llegar de madrugada para no tener que enfrentarme a ellas: mis creencias, valores y expectativas alteraban claramente mi conducta…

Conocer las herramientas de la PNL me ha permitido conseguir que todo eso cambie, y después de 30 años, he dejado de padecer esa fobia (gracias inmensas a Félix, Malena, y, por supuesto, a Gustavo, Techu y  todos mis compañeros de IPH).

Desde hace unos meses he logrado cambiar mis creencias, mi comportamiento e incluso la respuesta inconsciente de mi cuerpo (ya no hay sudor, ni temblor, ni carne de gallina). Y esta noche acabo de llegar a casa y había un par de cucarachas en el garaje. Las he visto y he sonreído, sabiéndome dueña de la respuesta de mi cuerpo. He bajado del coche, me he agachado junto a ellas, las he mirado a la cara y… las he hecho una tremenda pedorreta. Estoy muy satisfecha de haberme liberado de mi miedo y me siento mucho más yo, mucho más auténtica… mucho más Laura que antes.

Quería compartirlo con vosotros porque, desde mi punto de vista, todos somos capaces de vencer nuestros miedos para dejar de limitarnos, para crecer. Vivimos en constante cambio, en evolución, y de nosotros depende ser quien realmente queremos ser por encima de nuestras creencias limitantes. Somos aquello que creemos ser, aquello que nos representamos a nosotros mismos tras ejecutar nuestros filtros. Como dijo Henry Ford “Tanto si crees que puedes conseguirlo como si crees que no puedes, tienes razón”. Es así de facil, sólo tienes que decidir si crees que puedes o si crees que no. Y acabo con otra frase que acabo de encontrarme en Facebook compartida por Mónica GB, coach con quien tuve el placer de coincidir en la formación en PNL:

“Si no quieres correr riesgos en la vida, ya has decidido que no deseas crecer”. Shirley Hufstedler.

Pues eso… buen fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s